Consejos

La realización de un safari es siempre un acontecimiento trascendental en la vida de un cazador. Pero hacerlo por primera vez, es sin duda, una experiencia memorable. Aquí unas diez claves para tener en cuenta antes de salir.  

Diez Claves para la preparación del Viaje de Safari

1.- Organizar y Elegir

Una vez que haya decidido las especies que le gustaría cazar en su primera experiencia africana, comienza una etapa larga que es la de decidir a qué lugar irá y qué compañía o cazador profesional contratará. Hacer estos deberes correctamente le ahorrará dolores de cabeza en el futuro y le permitirá disfrutar a pleno de una experiencia única. Para esto es buena idea estudiar la información disponible sobre la ubicación de los mejores trofeos, en qué áreas o países se encuentran, donde están las tasas de abate más económicas, evaluar las distancias y la logística que terminarán encareciendo la cacería, y por último analizar a las empresas de safaris o outfitters de cada lugar. Aquí, como en toda decisión de negocios, le sugiero que se guíe por el prestigio de la empresa, la confiabilidad y naturalmente por el “rendimiento” en términos de trofeos obtenidos. En este sentido considero que hay tres variables a tener en cuenta a la hora de decidirse por una empresa de safaris ya sea nacional o extranjera. En primer lugar el costo total de la cacería (que siempre será alto tratándose del dinero propio); Segundo el “lucro cesante”, es decir el costo extra que deberá afrontar por ausentarse de su actividad personal por el período que dure la cacería, que puede ser de 5 a 30 días dependiendo del lugar y lo que vaya a cazar; Y tercero, la ilusión, tal vez la más importante de las tres pero difícil de contabilizar. No hay peor sensación que volver de una cacería con el sabor amargo de la desilusión, ya sea por la baja calidad de los trofeos, por un servicio deficiente o simplemente porque la empresa contratada no respetó alguno de los términos prometidos.

Afortunadamente, esta primera clave no es muy difícil de llevar adelante, sólo deberá averiguar sobre las distintas alternativas disponibles, asesorarse y consultar referencias. En el mundo de los safaris, también lo barato sale caro (como sucede en toda actividad), y en este mundo las “gangas” tampoco existen. Tenga presente que para las empresas de safaris esto es un negocio, y por lo tanto aunque resulte una obviedad, el cliente siempre recibirá en la misma proporción de lo que haya pagado.

 

2.- Conocer lo que irá a cazar

Conocer estas características de las especies a cazar, le permitirá disfrutar aun más la cacería, tomar decisiones en cuanto a la forma de cazarlas y complementarse mejor con el guía o el cazador profesional. Para él será un placer poder guiar a un cliente que sabe lo que hace y conoce al animal que busca.  Para esto hay dos fuentes de conocimientos, la experiencia en el campo y la lectura. Lamentablemente es poco lo que se puede encontrar en idioma castellano sobre animales de África a no ser que sean viejos libros de aventuras y relatos de caza. Pruebe en estos casos a buscar información en atlas o guías de mamíferos de las diferentes regiones del globo. Otra fuente interesante de consulta son los libros de récords. Tanto los del Safari Club Internacional como el de Rowland Ward, tienen apartados taxonómicos de cada una de las especies de cada continente. Por último, otra buena fuente de material de consulta la encontrará en artículos de revistas especializadas, y por supuesto navegando en internet. Seguramente encontrará allí algo que le sea de utilidad.

 

3.- Estado físico adecuado

Siempre es bueno estar en estado físico adecuado. Pero mucho mejor es estarlo antes de empezar a seguir las huellas de un huidizo antílope en el medio del bush. Los kilos demás acumulados en los meses veraniegos y la natural vida sedentaria moderna hace cuesta arriba todo esfuerzo de estar en condiciones físicas aptas, a menos que se prepare antes para la temporada cinegética.

Por supuesto que antes de buen estado físico hay que tener un buen estado de salud. Ya hemos hablado en una nota sobre la salud en el safari, pero nunca es malo recordarlo. Aproveche este tiempo para ponerse al día y decídase a hacer el postergado chequeo médico, la consulta con algún especialista, conseguir lentes de repuesto, obtener las recetas de medicamentos que deberá usar en el viaje, y un largo o corto etcétera según sea cada caso en particular.

 

4.- Vacunarse

Tener un programa actualizado de vacunación es fundamental a la hora de decidir en qué lugar iniciará la temporada de caza. Podemos decir que existen dos clases de vacunas: las “todo terreno”, y las específicas de cada región. Las primeras son las clásicas que necesitará para cualquier actividad al aire libre en cualquier parte del mundo. Me refiero a la del tétanos, a las de la hepatitis, los refuerzos de gammaglobulina, etc. Las específicas dependerán de las regiones a las que vaya, y ahí el menú es mucho más amplio: fiebre amarilla, tifus, para-tifoidea, cólera, rabia, o profilaxis contra la malaria.

La única forma de saber qué tipo de vacuna inocularse es consultando a un medico infectólogo. No hay otra. Evite  “auto prescribirse” tal o cual vacuna en base a lo que leyó en algún libro, revista o sitio de internet, tampoco copie lo que hizo su amigo durante su safari del año pasado. La elección de la vacuna específica para cada organismo es algo que sólo un médico puede prescribir, ya que tomará en cuenta las reacciones que cada droga utilizada provocará en cada organismo en particular.

 

5.- Documentación en regla

Trate de tener en regla toda la documentación relacionada con la cacería. Por ejemplo, el pasaporte y demás documentos nacionales deberán estar  actualizados. Si visita un país en el que se requiera visado, asegúrese de tramitarla con el suficiente tiempo de antelación.

Cuando hablo de documentación, también me refiero a su cartilla de la fiebre amarilla, los seguros médicos y de asistencia al viajero, las permisos del arma, los pasajes de avión, y algo también importante: todos aquellos papeles relacionados con la contratación de la cacería, desde el folleto del operador, los emails intercambiados, la lista de precios, el contrato, etc. De esa manera, evitará cualquier mal entendido a la hora de tratar directamente con la empresa de safaris. Una carpeta donde tenga todo esto en copia de papel, le servirá además de respaldo para lo que almacene en su computadora.

 

6.- Armamento

La elección del arma es directamente proporcional a la elección de la especie que va a cazar en esta temporada. Con esto me refiero no sólo al calibre requerido, sino también al tipo de acción del fusil. Claramente esto siempre dependerá del gusto del usuario, pero a mi criterio hay dos claves básicas: Tener el calibre adecuado (y un poco más si es posible) para el animal a buscar, y la acción adecuada para no correr riesgos innecesarios. Me explico,  si tuviera un monotiro lo dejaría para cazar especies de planicie, pero no para la caza de algunos de los big five, aunque sea de grueso calibre. Dicho esto, el arma ideal para llevar -siempre que cumpla con estos dos requisitos previos-, es aquella con la que uno se sienta más seguro y cómodo al momento de disparar.

 

7.- Municiones

Aquí también aparece la disyuntiva factory versus recarga. Esta es otra gran disquisición cuasi filosófica y hay tantas hipótesis como situaciones a las que se enfrenta el cazador-recargador. La realidad es que abatir al trofeo que tanto se buscó con una munición de autor, es un placer extra que se agrega a la cacería. Pero evalúe el riesgo de fallas en una cacería cara y en el extranjero. Donde no dudaría en usar las factory (pero probadas con anterioridad y la de mejor calidad que consiga) es en los safaris de caza peligrosa. Así disminuirá el riesgo de mal funcionamiento, nunca desparecerá del todo dicho sea de paso. Practique con las mismas que usará en la cacería. La misma marca y el mismo peso de punta. Memorice la tabla balística y acostúmbrese a disparar con ellas en todo tipo de ocasión, y recuerde jamás mezclar munición en un safari. Hacerlo puede resultarle caro y en algunos casos, peligrosísimo.

 

8.- Equipo

Antes de viajar le sugiero que se ponga en contacto con su profesional para que ellos le recomienden algunas cosas que deberán ser imprescindibles en su lista de equipo.

En cuanto a artefactos ópticos y tecnológicos, una pocas palabras. Que sean de la mejor calidad y lo menos complicado posible. Si utiliza mira telescópica, que sea la mejor que pueda obtener. Tenga en cuenta que los binoculares son la herramienta fundamental para el cazador profesional que debe evaluar el trofeo en el campo, pero la mira lo es para el cazador que deberá ubicar la bala en el lugar indicado. Es cierto que a medida que pasa el tiempo, cada vez hay aparatos más y más sofisticados. Pues no se complique demasiado. La arena, la tierra, la lluvia, el barro, el frío y el calor extremo atentan contra la delicadeza tecnológica, por lo que es muy bueno depender lo menos posible de estas maravillas tecnológicas bajo las duras condiciones que imperan en un safari de caza mayor.

 

9.- Entrenamiento

Es algo que parece obvio pero no pasa habitualmente. Está perfecto probar el rifle en el polígono de tiro, alinear la mira, probar la munición que llevará. Si puede ir a un campo de tiro mejor, si no, los recorridos de caza que ofrecen algunos clubes de tiro servirán perfectamente. Qué hacer entonces?. Simple, disparar a brazo alzado y con apoyos inestables como trípodes y bípodes. Pruebe a diferentes distancias, a blancos fijos y móviles. Aproveche a disparar en todas las posiciones, de pie, rodilla en tierra, sentado, y cuerpo a tierra. Trate de duplicar los tiros ya sea que dispare con un fusil de cerrojo como con un doble. Y por último, si no lleva telémetro o no tiene un binocular con ese artilugio incluido, pruebe de estimar distancias como se hacía antes: a ojo. Prueba y error. La clave del entrenamiento es ganar “horas campo”. Y eso significa alejarse de las mesas de café, de reglaje y de la biblioteca.

 

10.- Expectativas

No vaya a cazar con la idea de lograr el récord del mundo, sino de disfrutar de una experiencia memorable. Nunca está demás decir que lo importante en el deporte de la caza es el lance cinegético, no el trofeo.

No hay nada peor para un guía de caza que tener un cliente esclavo de la cinta métrica o del ranking de los libros de records. Ya todos sabemos lo que decía Ortega y Gasset, aquello de que la clave más importante de nuestra actividad es estar cazando, no cazar.

Experiencia y profesionalidad

" Con más de 30 años organizando safaris por cualquier zona del mundo, los profesionales de nuestra empresa cuentan con una gran experiencia y prestigio internacional.  Cuando contacte con nosotros tendrá la tranquilidad y la confianza necesaria para afrontar el viaje de su vida.  "

Formulario

Envíenos su consulta y nos pondremos en contacto con usted.

Contacto

AF SAFARIS
Calle Zurbarán, 23, 3º
06006  Badajoz - España
Telefono: +34 654 565 450
info@afsafaris.es     
www.afsafaris.es